Cadena incoherente.

Recoge colillas anonimos en busca de tesoros nicotinados en ceniceros malolientes. En mitad de la noche. Entre el frío y la luz artificial. Como algunos ya saben trabajo de noche y de día. Los días que no trabajo de día sino de noche son más largos. Se conoce gente peculiar y se ve gente que puede llegar a asustar un poco.

Dicen que las hormigas igualan en peso a la humanidad. Si las hormigas desaparecieran, dicen, el planeta se colapsaría y sería algo bastante catastrófico. Si desapareciera la humanidad sería todo bastante bonito y no habría repercusiones negativas en el planeta.

Vas al supermercado, compras unas pechugas de pollo, un poco de pan rallado, unos huevos. Llegas a casa y te quieres hacer unos filetes empanados. Tomas un huevo y lo bates. Coges la pechuga de pollo y lo envuelves en huevo y luego en pan. Imagina que esa pechuga de pollo es el padre del huevo. Estas rebozando el cadaver del padre con el embrión del hijo. Luego rebozas a esa familia cruda en pan rallado y la fríes. Padre e hijo estaban ricos ricos. No se a vosotros, pero ese ejemplo me pone los pelos de punta. El universo debería haber explotado ya bastantes veces.

Me gusta el humor negro. Soy capaz de decirte cinco chistes de negros, cinco de judíos, cinco de leprosos y cinco de niños en batidoras, o muertos y vestiditos de payasos, cinco chistes de paralíticos y cinco de mujeres y machismo de una tirada. Y puedo reirme horas de eso. De hecho puedo llorar de la risa. Puedo ver el chiste en tira cómica del peor enemigo de superman, una escalera, y reirme como un niño que ve como un payaso le ha pegado una colleja a otro. El otro payaso está muerto, de hecho está lleno de gusanos, y la cabeza ha caido al suelo. El payaso que le ha metido la colleja es manco. De hecho también está muerto. La colleja se la ha metido por un golpe de aire que ha movido el cadaver hacia la cabeza del otro. Etc. La foto de arriba puede ser graciosa, pero me provoca un sentimiento extraño, de hecho me da mal rollo, igual soy sensible y todo.

El otro día en una conversación me imaginaba que una rata aparece en casa. Esa rata está atrapada y no puede salir. ¿Qué harías? Yo así como soy sería incapaz de matarla, acabaría echándole de comer y dandole bañitos. Le pondría un nombre y la sacaría a pasear. Y si en vez de una rata, ¿fuera un gatito adorable con mala hostia? ¿Lo matarías? ¿Y porqué a la rata sí?

No nos meteremos soma ni ubik, ni hierba de la comarca ni chutes celestiales. Desde que nacemos morimos. Desde que nacemos estamos pudriéndonos con el oxígeno que respiramos. Creamos granjas de pollos y gallinas para comernos los pollos y las gallinas. Nos quedamos sus huevos y los abrimos, bien para comérselos cocidos o fritos o crudos. Separamos el núcleo del plasma para hacer merengues o hacer que brillen las empanadas. Batimos las células para hacer tortillas. Hacemos tortillas con patatas y luego hay quien las deconstruye para hacer mousse. La de cosas que me dejo, pero hay que ver la de cosas que se pueden hacer con los huevos.

Esto es una cadena incoherente de pensamientos. No hay sentido ni relación entre los párrafos. Ésta porquería que he soltado ahí arriba es lo primero que se me pasaba por la cabeza. Por lo menos me he quedado más tranquilo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s