Ideas para el futuro

Hoy cadaverikus y un servidor hemos tenido ideas para el futuro.

Por un lado está en luchar contra el destino. Decidir tú y solo tú, o yo, o lo que sea, cuándo decides pirarte. La forma también la decides tú, o yo, o el individuo en cuestión. La cosa dicta así:

A los sesenta años cuando unos servidores sean decrépitos, inútiles, estén cascaos y sólo quieran ir a pegarle bastonazos a los criaturos que pululan con sus microvideoconsolas, obesos, comiendo bolleria hiperindustrial y sin respetar a sus adultos, o sea nosotros, tendremos una clave. La clave será llamarnos por teléfono y soltar una ristra de insultos sin orden aparente. Un ejemplo:

–Hola, que tal, ¿que está cadaverikus? –¿Y tu madre como mea? ¿De pie, sentada? –Eres un maldito rebañacondones. –Me he tirado a tu gnomo de jardín. –Espero que no hayas despertado a los cadaveres que tengo sepultados. –También me los he tirado. –Gogogogogogo…

Luego el punto de encuentro puede ser un bar local que nos ha proporcionado felicidad a modo de botellines. La idea sería saludar a sus nietos, porque el camarero que nos atiende fijo que si sigue vivo se estará comiendo su propio paté de hígado (100% casero), y cerrar el bar. Coger un ladrillo de la obra más cercana entre los dos.

Imagínate la imagen de dos ancianos borrachos que se lo están pasando pipa insultando a todo el bar con la ventaja de ser un anciano loco. Imagínate la imagen de esos dos ancianos locos de atar haciendo un butrón en una obra entre risas frustradas por vomiteras alcohólicas para coger un par de ladrillos. Esos ancianos que seríamos nosotros que están como jodidas regaderas hasta arriba de pastillas para los dolores y cerveza tienen los brazos temblorosos e intentan meter ladrillos en el pedal del acelerador. Son conocidos en el barrio y siempre alardean de su juventud, nadie los soporta cuando se ponen a jugar al dominó. Nadie los soporta cuando están borrachos en el bar. Nadie los soporta cuando no están borrachos en cualquier lugar.

Esos viejos que estan pedales con ladrillos en el pedal del acelerador toman conciencia y van a por otro anciano decrépito. Histeria. Él, por supuesto, en esos momentos está pegándole una paliza al cartero que ha secuestrado por puro entretenimiento. Nadie sospecha de un anciano solitario y un desaparecido cartero de correos recién contratado. ¿Dónde está el móvil del delito?  Lo que sí sabemos es que el móvil del cartero está dentro de él. Éste último anciano está más borracho que los dos ya mencionados y toma más pastillas que los dos ya mencionados y está mucho más loco.

Van tres ancianos por la carretera con un Renault Clio del año 2000 pegándose puñetazos mientras ríen etílicamente a toda velocidad porque han decidido que ellos son quienes van a decidir qué hacer con sus vidas. El maletero está lleno de becarios. Becarios y gasolina.

Nuestra herencia iría a las hermanitas de la caridad con una sóla condición. Nuestra herencia serían un montón de deudas. No tendremos seguros ni de coche ni de vida ni de hogar ni de nada. La condición sería elegir nuestro propio epitafio. Los epitafios ya los pondré en otro momento.

Soy el rey de la fieshhhhta

Soy el rey de la fieshhhhta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s