Prejuicios.

Los italianos comen pasta, chillan demasiado y nos quitan a las mujeres. Los franceses no saben hablar y se hinchan a repostería y vino. Los ingleses se emborrachan hasta ponerse rojos y se parecen a Rooney. Los egipcios son unos tocahuevos. Los españoles somos los peores clientes que nadie quiere tener. Los americanos están todos locos y llevan armas y a la minima te vuelan la cabeza.

¿A quién le toca ser el bicho raro aquí?

Todos tenemos algo que decir del prójimo para sentirnos mejor. Los alemanes sólo beben cerveza y la lían cuando se emborrachan. Los chinos dan mal rollo. Los argentinos la torran y son todos psicólogos. Los moros siempre tienen chocolate, los gitanos tienen navajas, los rusos son muy rusos, los negros venden cd’s, etc.

Estoy hasta los cojones de los prejuicios y siempre evito caer en ellos, por eso de no molestar a la gente e intentar conocerla y demostrarte que la gente a veces es normal. Que no por ser de otro lugar tiene que emborracharse y darte droga. No por ser de otro lugar te tienen que sacar los riñones y venderlos mientras te hablan de psicología y se comen un frankfurt (mezclando de todo un poco).

Todo esto empieza porque tengo un grupo de gente proveniente de Egipto. Egipcianos, egipceños, egiptíopes,  piramidienses… La lástima es que uno acaba hasta las narices de ellos por varios motivos junto a uno principal. Lo curioso es que nunca habia conocido gente de ese lugar, pero por un grupo de gente impresentable que por estar en un Hostal de 2 estrellas se creen que es el Ritz crucificas a todos, en tu mente.

Me la suda que no sepas como funciona el Facebook, me la suda que no sepas poner un pen drive en un ordenador, me la suda que tu puto portatil no pille Wifi, no me mires como si te lo fuera a solucionar, porque mientras te miro a esos ojos sureños, mi cabeza da vueltas y estoy a punto de desmayarme por un curro mileurista y por estudiar.

También me la repampimfla que tú, puto niñato proveniente del este (hablando de prejuicios y dejándose llevar por la rabia), te me pongas vacilón porque tu f*cking empresa te hace dormir con cuatro tipos más con los que no te llevas bien según me dices y que no se quejan porque son tipos duros, son transportistas y la vida es muy jodida. Decir que este hotel es una mierda como decías mientras te ibas remugando por las escaleras es un dato que me la trae floja. Tengo carencia de sueño y la cabeza me da vueltas así que si voy a tu habitación con un bidón de gasolina y un bate de béisbol pueden pasar dos cosas. Que te prenda fuego mientras te apaleo con el bate de beisbol o que te apalee mientras me hecho gasolina a la cara y la enciendo para que veas el horror en estado puro. Hay otra posibilidad más absurda y más jebi que no contemplo, no, no voy a meterme el bate de beisbol por mi cavidad anal y hacer fuegos artificiales de mientras.

Todo esto venía por algún motivo. Que no soporto a este grupo porque son unos tocapelotas y algo así como que no hay que dejarse  llevar por los prejuicios.

 

diferente

 

adelante4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s