La cabra tira al monte

La cabra, en su omnipotencia y sabiduría tira al monte, y los humanos tiramos hacia donde sea, yo acabo de cruzar un charco, lleno de mierda por cierto, en un pájaro metálico, con una maleta, una mochila y un portátil que no pilla WiFi.

A Steven Seagal, o digamos Chuck Norris (los dos tienen el mismo repertorio de caras en sus películas), lo sueltas en mitad del polo norte, desnudo, inconsciente y sin nada, y al día siguiente llegará a la puerta de tu casa en traje de Armani, con un maletín lleno de dinero, una pipa y te volará la cabeza (eso dice la leyenda), pues yo no, yo seguramente muera de frío hecho un ovillo; intentaré que esto no ocurra aquí.

Por lo menos tengo donde caerme vivo por ahora, pero tengo que ayudar a alojarse a otro no-Steven Seagal/Chuck Norris, pero mas duro que yo, a ver que tal nos sale la aventura.

Dentro de nada empiezo clases, me siento como una colegiala con acné el día de su graduación, o algo así, sensaciones extrañas que aún no pueden describirse.

Nueva vida, nuevas experiencias, la Isla queda atrás, pero cerca, digamos que es como una extensión. Esa colegiala con acné y futura consumista de la revista Cosmopolitan y esas cosas, que es como eso que me siento también necesita un jodido trabajo; me rio de Buckowski, con Factotum, y el hombre de los mil trabajos. En esta España que se desquebraja por la crisis y los despidos, necesito un curro, cada vez va a peor. Desde que empecé a trabajar hasta el día de hoy tengo menos dinero y cobro menos en los trabajos que tengo, exceptuando el Círculo. Que rompió con las estadísticas.

Si no he actualizado en menos de un mes es que la he palmado, o de lo contrario estoy con una pipa yendo camino de tu casa dispuesto a volarte la cabeza, eso querrá decir que las cosas marchan bien, aunque lo de volar cabezas aún no lo veo muy claro, mejor unas cañejas.

Esa es mi vida por ahora, la que he elegido, de eso no me puedo quejar, como decía Paulo Coehlo, sin citar literalmente porque no recuerdo exactamente la frase, si persigues un sueño el universo conspira para que lo consigas; y yo digo, por ahora sí, pero solo porque lo digas tu: y un huevo.

Si algún día vais paseando por Barcelona, y veis que no posteo, y os roban la cartera, ya os podéis imaginar quien ha sido.

Metaforas de la vida

Metáforas de la vida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s