Murió para no volver a nacer.

Murió como un hombre, sin decir una palabra, sabía lo que le esperaba y estaba preparado.

Fue la poesía de la muerte, no vaciló en su camino, su hora llegó y ni un suspiro, ni un lamento, solo un ligero chasquido de sus huesos gastados por el tiempo delataron que le quedaba poco tiempo, poca luz que ver, para él el sol dejaría de existir.

Su mejor amigo en vida le acompañó hasta que no le dejaron entrar.

Ni una lágrima, ni una mirada atrás, ni siquiera cerró los ojos para evitar lo que era inevitable, simplemente esperó…

Empezó el desmembramiento, la tortura, los chasquidos del esqueleto, le extirparon sus órganos, sus ojos, todo, el tiempo inquebrantable pasaba lentamente, los ejecutores descansaban, charlaban, hablaban, fumaban y bromeaban, estaban acostumbrados a éste espectáculo, les gustaba, disfrutaban con ello, manchar sus manos de su sangre era como una droga, era su alimento, la comida de sus hijos…

Crueles y sanguinarios, gratis, el polo de Histeria ha muerto.

Estrellemos una birra por cada año de vida contra nuestras cabezas (vacía), toquemos acordes de metal para un corazón de metal, pues el fin a todos nos llega, y todos deseariamos que cuando se fundan nuestros plomos nuestros seres queridos se estrellen una birra contra sus cabezas…

Volkswagen Polo Cl Coupé 1.3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s